La Guzmán Textual

¡Un nuevo “Versus” me habría encantado!

5
(1)

La idea de un nuevo “Versus” ya sonaba a desafío, a esa batalla en la que seguramente volverían los conflictos, la rivalidad, los villanos, los amigos, el destino. Me gustaba pensar que el enfrentamiento comenzaba y que estaba lista la fuerza de esos fans que, como escuadrón, buscarían la estrategia para defender y atacar si habría que demostrar frente a quién sea, cuánto amamos a La Guzmán. Sé que el asunto parecía tener tintes bélicos, pero no, realmente no era así.

Hace tres años, Alejandra Guzmán anunció que haría un “Versus”, una gira que implicaba, -además de compartir escenario-, un encuentro, un frente a frente con otra artista. El solo hecho de imaginar ese evento me molestó. La Guzmán no tendría por qué compartir suelo con nadie y menos con su eterna rival ¿para qué?  Y quiero aclarar que nunca tuve miedo de una guerra, yo conozco la grandeza de Alejandra frente a cualquier cantante, solo no me gustaba el concepto, la idea; cada artista tiene su público, ¿para qué unirlas?

Pero la situación cambió. Yo soy fan de La Guzmán, y como fan sé que siempre estaré donde esté Alejandra, así que, esta no sería la excepción y si se trataba de gritar o aplaudir con más fuerza; yo lo haría.

Y así, el resultado final fue el “Versus”. Por supuesto, yo jamás lo vi como un sueño ni se me ocurrió enunciar la típica frase que tanto escuché: “Mis dos “ídolas” juntas”. No, no, no, si se trata de Alejandra, yo solo tengo fuerza para quererla a ella y nada más a ella.

Pero todo cambió. El “Versus” me terminó llenado de orgullo. El tan mencionado “frente a frente” nos regaló una experiencia que, al menos yo, no imaginé. Nunca con tanta fuerza salté con aquellos desconocidos que se volvieron amigos cuando descubrí que portaban la misma playera y la misma emoción que yo. Porque ser fan es mucho más que gritar, aplaudir o comprar algunos discos. Ser fan es vivir la pasión de cada evento y cuando no hay eventos no dejar de serlo. Ser fan es una forma de vida, es una experiencia que va mucho más allá de los conciertos, es amar, verdaderamente amar al artista; y no exagero cuando escribo “amar”, los fans saben que es verdad.

El “Versus AG vs GT” nos dio la oportunidad de seguir y admirar a Alejandra Guzmán bajo otro contexto y otro aspecto. El sentimiento fue tan fuerte como el de estar en la tribuna de un partido de futbol apoyando al equipo de toda la vida; y poco importaba si ganaba o perdía, porque frente al verdadero amor y la convicción eterna, el resultado siempre es secundario.

Me gustaban las porras al inicio, durante y al final del evento y ver cómo, sin que nadie diera la orden, sabíamos de qué lado estaba nuestro nuestro contingente. Me emocionaba ver las muestras de amor para La Guzmán, las rosas en su camerino que siempre llegaron, porque como nunca se hizo necesario que Alejandra notara que ella es la reina, nuestra “Reina de Corazones”.

Terminé extrañando nuestra forma de caminar y la severidad de enfrentar a nuestros rivales, porque si alguien a lo lejos traía la playera contraria se convertía en enemigo. Experiencias que solo se viven en un “frente a frente”.

Definitivamente, en esos casi dos años, el “Versus” abandonó el escenario y contagió al público, contagió nuestras pláticas, y llegó al Internet. Todo era motivo para decir: “mi artista es mejor que la tuya” y como era de esperarse vivimos las comparaciones y los insultos, pero ¿qué se puede hacer cuando la pasión domina?

El “Versus” marcó una nueva manera de demostrar nuestro fanatismo, porque si es cierto que siempre, en cualquier evento, los fans estamos orgullosos de nuestra artista, el saber que en un mismo recinto, alguien podría sentir tan parecido y por otra artista que también se encontraba presente, nos hacía experimentar esa sensación de combate, en donde nuestra pasión simplemente tenía otra forma de expresión.

Me hubiera gustado un nuevo “Versus”, volver a las porras infinitas con aire de batalla, me habría encantado escuchar “Hey Güera” frente a la güera de verdad, y de paso frente a sus fans. Me habría encantado volver a la locura y al orgullo de pensar: “Alejandra baila y canta mejor que todas las artistas latinas juntas”. Me habría encantado ver a esos “camaradas” que estoy segura han entendido que no les pedimos que dejen la vida en ningún recinto, con que dejen el alma está bien.

Te gusto esta publicación!

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntación Media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Follow us on social media!

Show Buttons
Hide Buttons