• La Guzmán con tinta y lápiz

    ¡La Guzmán no me lee!

    La historia es real. Quise olvidarla, pero a fuerza de intentarlo, solo he conseguido revivirla. Referiré lo sucedido por una sola razón: No puedo ignorarlo. Y, por si fuera poco, algunos fans insisten en recordarlo. Escribiré mi versión, tal vez un día pueda leerla como una anécdota más. Fue en octubre del 2019, en el Auditorio Metropolitano, aquí en Puebla. No quiero explicar con más líneas el sentimiento que conlleva ser un seguidor de Alejandra Guzmán. Quizá me crean, quizá no, pero pocas veces he encontrado tanta seguridad en el mundo como cuando escribo y digo: “¡Soy fan de La Guzmán!”. Creo tener todas las características de los fanáticos: Sensible,…

  • La Guzmán con tinta y lápiz

    El día que Alejandra Guzmán no me dio la mano…

    La principal diferencia entre un fan y un ídolo radica –quizá– en que para que exista el primero son indispensables cientos, miles de segundos. El asunto empieza siendo numérico, pero una vez inmersos en este mundo de la obsesión y la intransigencia, se entretejen tantas emociones que el número termina siendo lo de menos. Ser fan es una gran experiencia y también un verdadero tormento. No tengo idea de cómo ni cuándo sucede. ¿Por qué un segundo fuimos normales y al siguiente no sé qué diablos –o que bendición– nos hizo ver el mundo a través de este extraño sentimiento? Probablemente todo esto tiene su origen en un lugar tan…

Show Buttons
Hide Buttons