La Guzmán Textual

¡Yo me enorgullezco de La Guzmán!

0
(0)

No importan los ojos que la miren, ni la intención de una fotografía, tampoco los miles de comentarios hirientes y negativos: Ella, La Guzmán, es más.

Yo quisiera verme en Alejandra, ser como ella, tener su valentía, su coraje ¡Yo quiero la fuerza de esa mujer!

Desde hace más de 30 años, Alejandra Guzmán ha enfrentado la crítica, comentarios mal intencionados, fotos desfavorables y ahora, ¡las redes sociales! El resultado siempre ha sido el mismo: Una mujer exitosa, ícono de toda una generación que aplaude de pie.

Y digan lo que digan así es. Alejandra Guzmán es noticia, locura, palabra, explosión, ella es, simplemente es. La Guzmán es una artista que jamás pasa desapercibida. Todo mundo la conoce por su voz, su rebeldía, su espontaneidad, su risa: “la carcajada de La Guzmán”. No me digan que ustedes no la identifican, es más, no me digan que en este preciso momento no la están escuchando. Alejandra Guzmán se ha metido y de qué manera en nuestra historia.

Ayer en todo Internet circuló una foto que poco favorecía a La Reina de Corazones. Era lógico, en un mundo tan monótono y rutinario, La Guzmán es ruptura, ruido, provocación y por supuesto, esta vez no fue la excepción ¿Se dieron cuenta cuántos compartidos tuvo esa foto?, es más, estoy segura que la mayoría sabe a qué foto me refiero. Desconozco la intención con la que se publicó, pero el resultado es digno de una Reina.

A mí me encanta, me sorprende, me llena de emoción que La Guzmán provoque; que su avasalladora presencia esclavice a sus fans y a sus detractores. Pero ¿qué otra presencia es tan grande para hacer esto?, ¿se dan cuenta cuánta resonancia tienen los pasos de esta mujer?  Porque esta mujer pase lo que pase, sean operaciones, crítica, comentarios hirientes o lo que sea; se levanta, camina, baila y de qué forma… ah, y por si fuera poco ¡en tacones!

Yo admiro a La Guzmán y no puedo ni quiero dejar de hacerlo. Admiro a esa Alejandra que en un escenario deja el alma y en quirófano vence a la muerte. Admiro a esa cantante, a esa bailarina, a esa verdadera “artista” que interpreta, que trasmite, que vibra y nos hace vibrar, a esa mujer que solo quien la ha visto en un escenario sabe a lo que me refiero.

Y es que Alejandra es así. A ella nunca le tiembla la voz, se expone sin filtro, sin miedo; quizá porque sabe que la miseria simplemente no le pertenece.

Dicen que la han “despedazado”. A mí me dan risa esos comentarios y después, hasta me conmueve tanta ingenuidad: ¿de verdad alguien se cree con la fuerza suficiente ya no de despedazar, sino de al menos rasgar a esta mujer?

Que el mundo siga opinando que para ello sirve lo que cada quien lleva dentro.

Yo me enorgullezco y lo presumo: Es innegable, más allá de cualquier opinión, siempre, siempre que escuchemos la canción o solo las palabras “Eternamente Bella”, ella, La Guzmán, vendrá a nuestro pensamiento.

¡Grande, Alejandra Guzmán, eterna y también bella!

¡Nos vemos el 8 de febrero del 2020!

Te gusto esta publicación!

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntación Media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Follow us on social media!

Show Buttons
Hide Buttons